Las croquetas: esos rollitos deliciosos

Por Teresa Dovalpage
Para Taos News
Posted 9/5/19

Ahora que se acerca el otoño y hemos comido suficientes ensaladas frescas y disfrutado de batidos saludables, ya nos toca apapacharnos un poco con comiditas …

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

Las croquetas: esos rollitos deliciosos

Posted

Ahora que se acerca el otoño y hemos comido suficientes ensaladas frescas y disfrutado de batidos saludables, ya nos toca apapacharnos un poco con comiditas fritas. Después de todo, el frío no tardará en llegar. ¡Necesitamos calorías!

Las croquetas son una excelente comida para el otoño y el invierno. La mayoría de las culturas tienen sus propias variaciones de la receta original francesa, pero en todos los casos se trata de rollitos empanizados fritos, rellenos de jamón, pollo, pavo (perfecto para lo que nos sobre del Día de Acción de Gracias) así como pescado o carne de res. También pueden ser vegetarianas, rellenas de puré de papas, queso o champiñones. Hasta me han comentado que hay croquetas de albaricoque y manzana, pero en mi opinión las croquetas dulces serían más como pastelitos. Las croquetas son por definición saladas.

En Miami y otras ciudades con una alta concentración de cubanos no es necesario prepararlas en casa porque se venden en la mayoría de los restaurantes y cafeterías. Incluso hay concursos de comer croquetas. Pero como no tenemos (todavía) un restaurante cubano en Taos, pues les comparto la receta de mi madre.

Me decidí por las croquetas de carne nomás porque son las más fáciles: puedes comprar la carne ya molida y saltarte un paso. Pero si prefieres prepararlas con pollo o pavo, primero hiérvelos y luego usa un procesador de alimentos o una máquina de moler de esas antiguas para picar la carne. También puedes hacerlas de jamón ahumado molido.

Hay algo súper especial en las croquetas: son tremendamente versátiles. Calientes o frías, sirven de desayuno nutritivo con un vasito de café con leche. También son excelentes meriendas a manera de sándwiches: un par de croquetas dentro de dos rebanadas de pan. Recién hechas, también pueden ser el plato principal del almuerzo o la cena, servidas con arroz y una ensaladita.

Durante los años 80 las croquetas no podían faltar en las fiestas de cumpleaños cubanas, cuando formaban parte de las “cajitas” junto a un pedazo de cake, un bocadito y una ensalada de coditos.

La naturaleza de las croquetas las hace perfectas para las fiestas grandes. Les puedes pedir a algunos invitados que vengan un poquito antes para que participen en su elaboración. Las croquetas resultan más divertidas y dan menos trabajo cuando se las trata como un proyecto comunitario: mientras hay gente que las enrolla, otras las sumergen en los huevos batidos y un tercer grupo las fríe.

Por supuesto, también puedes hacer una buena cantidad para ti nada más y refrigerarlas o hasta congelarlas. Mi madre hace más o menos 20 cada vez y le duran una semana entera.

Croque-notas

La salsa utilizada como base es similar a una Bechamel, solo que más espesa.

Es muy importante dejar la mezcla en el refrigerador durante al menos dos horas, y más tiempo si es posible. Así no corres el riesgo de que las croquetas se desbaraten cuando comiences a freírlas.

A veces le pongo adobo Goya para sazonarlas. Puedes usar cualquier condimento que quieras, o ninguno.

Para empanizarlas usa pan rallado o galletas molidas. Prefiero el pan rallado porque ayuda a formar mejor la mezcla. Puede que tengas que pasar el pan por un procesador de alimentos para darles una consistencia más fina.

Ingredientes:

2 tazas de carne molida (picadillo)

1 cebolla picada

2 dientes de ajo picado o ½ cucharada de ajo en polvo

6 cucharadas de mantequilla o manteca o aceite de oliva. La receta cubana original usa manteca.

2 tazas de harina

2 tazas de leche

sal y pimienta al gusto

1 cucharadita de caldo de res

Para empanizarlas:

2 tazas de pan rallado

2 huevos batidos

½ taza de harina

Instrucciones

En una sartén, fríe la carne en 2 cucharadas de mantequilla o manteca o aceite de oliva. Sazona ligeramente con sal y pimienta. Ponla a un lado.

En una cazuela grande, fríe la cebolla y el ajo en mantequilla, aceite o manteca hasta que la cebolla se vea translúcida. Agrega la harina y combínalo todo durante uno o dos minutos, revolviendo constantemente, hasta que se haya mezclado por completo. ¡Asegúrate de que la mezcla no se pegue a los bordes de la cazuela! Agrega el caldo de res y más sal y pimienta si es necesario. Luego empieza a añadir la leche, revolviendo hasta que la mezcla se espese.

Una vez que el "roux" esté listo, agrega el picadillo cocinado y mezcla todo bien.

Déjalo en el refrigerador por 2 a 5 horas, o un día entero si es posible.

Preparando las condiciones para empanizar las croquetas:

Una vez que la mezcla de carne molida se haya refrigerado y esté fría, asegúrate de que también esté lo bastante firme como para moldearla en rollitos. Si se siente muy blandita, agrega un poco de pan rallado o espolvorea con harina antes de comenzar.

Llena un plato con pan rallado y un tazón grande con los huevos batidos. En el medio, espolvorea ½ taza de harina.

Saca una cucharada de la mezcla de carne molida y enróllala en forma de salchichita, más o menos de tres pulgadas de grueso y tres de largo. Pásala por la harina, remójala en los huevos batidos y empanízala.

Cubre las croquetas y refrigéralas por una o dos horas.

Calienta 2 o 3 pulgadas de aceite, mantequilla o manteca y fríe las croquetas hasta que estén doraditas, cuatro o cinco a la vez. La parte exterior debe quedar crujiente y la de adentro cremosa.

Déjalas un ratico en un plato cubierto con servilletas para absorber el exceso de grasa antes de servirlas.

Rinde 20 croquetas.

Comments


Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.