La Prueba del Padre - Capítulo tres: La idea brillante de Uki

Por Teresa Dovalpage
Para The Taos News
Posted 6/21/18

Tandra guardó silencio. Era como si la llamada de Uki y su todavía ignorada idea "brillante pero peligrosa" la hubieran hecho cambiar de opinión.

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

La Prueba del Padre - Capítulo tres: La idea brillante de Uki

Posted

Parte 1: Tandra tiene siete meses de embarazo y, de acuerdo a las leyes de su condado, debe pasar un examen si quiere conservar a su hijo. Va a reunirse con un asesor parental para decidir cuál es su mejor ruta. Pero algo tiene claro: no se irá a El Yermo, un páramo radiactivo donde todavía vive gente.

Parte 2: El asesor parental deja claro que la prueba de padres es difícil y sugiere que Tandra renuncie a su hijo. Justo cuando Tandra está considerando esta posibilidad, su mejor amiga Uki llama. Uki siempre ha logrado cambiar los planes de Tandra con sus ideas "brillantes."

Tandra guardó silencio. Era como si la llamada de Uki y su todavía ignorada idea "brillante pero peligrosa" la hubieran hecho cambiar de opinión. Como de costumbre, pensó Tandra. O tal vez ya se había apegado a la cálida presencia que crecía en su interior. De cualquier forma, ni siquiera preguntó por la compensación monetaria. Es más, apartó el pensamiento de un manotazo.

--Quiero tomar la prueba --dijo.

--Entonces hay que empezar lo antes posible --el asesorcillo sonaba más frío ahora--. No tenemos mucho tiempo, ¿verdad?

¿Por qué los asesores y la gente que tenía la sartén por el mango, en general, recurrían al pomposo pronombre "nosotros"? A Tandra aquello le caía como una patada. Ella era la única a quien se le estaba acabando el tiempo, ¿no?

--Claro --dijo.

--¿Qué le parece el próximo lunes?

--Muy bien.

El asesor sacó una tableta y la miró.

--¿Tiene preferencias de género para el niño de prueba?

Tandra había oído decir que esta pregunta se usaba para dar a los padres exactamente lo contrario de lo que indicaban. Hubiera preferido una niña, por lo que se sintió tentada a decir "niño." Pero al fin y al cabo ¿qué importaba? Era mejor parecer de mente abierta y aceptar lo que le pusieran por delante.

--La verdad es que no --dijo.

--¿Edad?

--Estoy dispuesta a acoger a cualquier criatura independientemente de su edad, sexo o rasgos personales.

La frase le parecía ridícula a Tandra, pues sólo se sentía dispuesta a acoger a su propio hijo, no al vástago malcriado de otra gente. Pero Uki y otras amistades le habían aconsejado qué decir.

El asesor escribió algo en su tableta y el teléfono de Tandra comenzó a vibrar.

--Le he mandado la Guía para Padres y un documento con todos los detalles que necesita saber en esta etapa --dijo--. La esperaremos el lunes por la mañana a las ocho en punto.

La escoltó hasta la puerta.

--Creo que le han asignado un niño --fueron sus palabras de despedida--. Buena suerte.

Uki vivía en un apartamentico que parecía aún más chico porque estaba repleto de muñebots. Tenían un diseño perfecto, con facciones humanas y cientos de aplicaciones. Cuando Tandra entró, Uki estaba horneando galletitas para su más reciente adquisición, una muñebot de cuatro pies que parecía a una niña de diez años con ojos de un verde intenso y cola de caballo color café. El vestidito rosa no se diferenciaba del que usaría una chica real. Los zapatos de charol reflejaban la luz de la lámpara.

--Buenas tardes, tía T --dijo la muñeca con voz dulce y clara.

Tandra hizo un mohín de asombro y le preguntó a Uki, que disfrutaba al máximo de su sorpresa:

--¿Cómo sabe mi nombre?

--Entré todas las fotos y nombres de mis amistades en su base de datos y ya puede reconocerlos --explicó Uki--. ¡Mi Cecilia es súper inteligente!

Besó las mejillas con hoyuelos de la muñebot.

--Te quiero mucho, mami --dijo Cecilia.

--Yo también te quiero, cariño. Ahora ve a tu cuarto mientras la tía y yo hablamos.

--Bueno.

--No olvides llevarte tu merienda.

Después de que la muñebot se marchara sosteniendo con cuidado dos galletitas recién horneadas, Tandra susurró:

--¿Eso…come? ¿De verdad?

Uki asintió.

--Mejor que de verdad. Ni siquiera hace "caca" como el modelito anterior, sino que procesa la comida de manera que la puedo volver a usar después. La he programado para que diga: "Te quiero" siete veces al día. ¿Cuántos niños conoces que lo digan una sola vez? Cecilia se va a la cama cuando la mando. No me contesta mal y no se volverá una adolescente hocicona. Sobre todo, no necesito licencia para tenerla. Por cierto, ¿cómo fue tu entrevista?

--Empiezo el lunes.

--Buena suerte.

Tandra reprimió un escalofrío. Cuando tanta gente te desea buena suerte, eso probablemente significa…mala suerte, vaya.

--Podrías evitarte todo ese brete --dijo Uki, como si leyera sus pensamientos.

--¿Cómo?

--Largándonos. Aquí no hay nada para nosotras. Vámonos.

Como si fuera tan fácil, pensó Tandra. Frunció las cejas y preguntó:

--¿A dónde vamos a ir?

Uki se inclinó hacia ella y susurró:

--Al Yermo. Acabo de enterarme de una nueva colonia que…

--¿A vivir con mutantes y locos? --preguntó Tandra, horrorizada--. ¡Se te zafó un tornillo!

--No son mutantes ni locos. Son forasteros. Es decir, gente como tú y yo, gente cansada de que las traten como a ratas entrenadas. Han construido casas y una escuela y abrieron una cooperativa de comida. Llevan tres meses allí y ya se ha corrido la voz.

Tandra miró a su alrededor. Dos muñebots desconectadas se repantigaban en el sofá (el mueble más cómodo de la sala) mientras ella y Uki se sentaban en sillas incomodísimas. Vaya locura.

--¿Qué están haciendo las autoridades? --preguntó.

--¡Nada! Su actitud es "No se metan con nosotros y no nos meteremos con ustedes." La mayoría de esta gente no es muy tecnológica que digamos así que los mandamases no se ocupan de ellos.

--Tú eres más tecnológica que yo. ¡Mira esta colección de muñebots!

Uki se encogió de hombros.

--Ese no es el problema, babosa. ¿Vienes o no?

La version de este articulo en inglés esta aqui.

Comments

Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.