Espiritu del norte

La natividad de Cristo Jesús y la paz mundial

Posted

Ahora, brinda todo el norte y el resto del mundo también en la gloriosa temporada del nacimiento del Señor Cristo Jesús, el buen conocido como el Rey de la Paz en la tierra y en los cielos.

Según la creencia entre los casi dos billones de los adherentes de la Fe Cristiana, nos ha llegado la grande observancia de la llegada de la esperanza en este mundo, por la Navidad del Hijo de Dios, Imanuél.

Ya todos hemos dado cuenta que este mundo, el planeta tierra, está ofuscado y lleno de obscuridad y de perturbaciones y de desesperación. Y a la vez se ha dado cuenta que existe otro recurso más grande y alto sobre todo de lo que va ocurriendo diariamente en el mundo, quizás algo muy misterioso. Quizás algo de la esencial divina.

Los tiempos de hoy no son muy diferentes de los tiempos previos y en verdad se sabe que todo era casi lo mismo en los tiempos de dos mil y más años pasados en la historia humana.

En esos entonces, como hoy en día, perseguían las guerras y la pobreza entre la gente, como también los hambrientos y las persecuciones y la oprimieron entre las gentes, y los deseos de ciertos dominadores de conquistar a otros.

En esos tiempos también, casi todos esperaban que se les llegara un salvador, un Rey, ó un Mesías, quien traerá la justicia y el alivio y la libertad a la humanidad.

Y entonces, se recuenta que al fin llegó uno, quien hasta hoy en día es reconocido como Diós-con-humanos, el Príncipe de la Paz y como el salvador de todas las almas oprimidas--Imanuél, el Cristo Jesús.

Según la tradición, este no vino como un rey de armas, ni como un líder político de la paz temporal, ni basado en los hechos normales entre las naciones. En lugar de eso, nació como una luz verdaderamente divina que alumbró y todavía sigue iluminando a los corazones y las almas y las vidas de todas las gentes, por todas las generaciones.

Ahorita pasados unos cuantos días, hubo las celebraciones por la temporada de María Santísima, Madre de JesuCristo en las Fiestas de su Inmaculada Concepción y también la Fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, encinta y esperando ella a dar nacimiento al mismo dicho Hijo del Altísimo.

Y ahora los fieles creyentes de esta tradición Cristiana celebran la natividad de Jesús, en el norte y por alrededor del mundo. Creen que el nacimiento del Señor fue la más singular ocasión en toda la historia del universo, que fue la navidad en el mundo de la Divina Luz, la encarnación del Verbo Divino y el Amor de Dios, entre la humanidad.

La humanidad, aunque ha sufrido mucho desde el principio, siempre ha dado cuenta de que existe una fuerza alta, mística, y sobrenatural que viene siendo de los niveles del Altísimo Divino. Aquí en el norte, por ejemplo, este sentido de la divina luz y de la existencia sobrenatural se expresa por las oraciones y por las canciones que reconocen su gloria que siempre vive sobre todo.

Ese sentido no ha cambiado, ni tampoco la esperanza en la segunda venida de Cristo el Mesías que liberta las almas cautivas y que ilumina la obscuridad del mundo natural.

Y, ésta esperanza es expresada en ciertas canciones Navideñas, como en estos versos de la siguiente canción, "Esperando al Mesías": Esperando, esperando, esperando al Mesías; Que nos ha de salvar, tierra y hombres que sueñan; Porque Dios va a llegar, esperando. Esperamos Señor, tu venida de verdad.

Esperamos a un Niño, que en Belén nacerá como nace en mi alma, si hay en mi Navidad.

(Canción popular: "Esperando, Esperando," por Cesáreo Gabarrán)

Entonces, pues, que las bendiciones de la paz felicita por la natividad del Niño Cristo Jesús multiplique siempre en todo el norte, y en nuestro mundo entero también.

Comments