Los Hijos de la Monja Azul

Capítulo VIIIB: No tienen trancas las puertas de Dios

Por Larry Torres
Posted 1/24/20

La noche después de que Sor María había comenzado a escribir "La Mística Ciudad de Dios," soñaba muy a gusto con la Virgen María.

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

Los Hijos de la Monja Azul

Capítulo VIIIB: No tienen trancas las puertas de Dios

Posted

La noche después de que Sor María había comenzado a escribir "La Mística Ciudad de Dios," soñaba muy a gusto con la Virgen María.

En su sueño, iba volando con un coro de ángeles serafines y oía que iban cantando una letanía de nombres atribuídos a la Virgen: "Santa Madre de Dios, Santa Virgen de las vírgenes, Madre de Jesucristo, Madre de la iglesia, Madre de la divina gracia, Madre purísima, Madre castísima, Madre intacta, Madre inmaculada, Madre amable, Madre admirable, Madre del buen consejo, Madre del creador, Madre del salvador, Virgen prudentísima, Virgen digna de veneración, Virgen clemente, Virgen fiel, espejo de justicia, trono de la sabiduría y causa de nuestra alegría."

A su derecha, iba un coro de ángeles querubines quienes le añadían loores cantando: "Vaso espiritual de elección, vaso digno de alabanza, vaso de insigne devoción, rosa mística, torre de David, torre de marfil, casa de oro, arca de la alianza, puerta del cielo, estrella de la mañana, salud de los enfermos, refugio de los pecadores, consoladora de los afligidos y auxilio de los Cristianos."

Finalmente, la acompañaban un coro de ángeles virtudes cantando: "Reina de los ángeles, reina de los patriarcas, reina de los profetas, reina de los apóstoles, reina de los mártires, reina de los confesores, reina de las vírgenes, reina de todos los santos, reina concebida sin pecado original, reina asunta a los cielos, reina del santísimo rosario, reina de la familia y reina de la paz."

Sor María estiró los brazos hacia el cielo, extática de poder compartir esta revelación con los santos ángeles. Entre más y más se sentía indigna de merecer tal gracia. Mas, la Virgen María le dijo suavemente: "La humildad es la clave que abre las puertas del cielo. Si tienes humildad entonces no tienes excusa ni tienes razón; no tienen trancas las puertas de Dios. Cuando Dios nos llama, lo mejor es de rendirle el '¡Fiat!'; hágase en mí según Su palabra."

La Virgen gozaban de todas estas alabanzas pero declaró que el título que se acercaba más a su corazón era el de "Refugio de los pecadores," porque todos los hijos de adán se acogían debajo de su amparo, implorando su misericordia.

"Me recuerda de una cierta oración que me alegra con su contenido: 'A la orilla de un ojo de agua, un ángel lloraba a lo largo al ver que se condenaba una alma que tenía a su cargo. La Virgen le dijo al ángel: 'No llores niño varón, que le rogaré a mi Cristo para que esta alma tenga perdón.' La Virgen le dijo a Cristo: 'Ay, hijo de mi corazón, por la leche que mamaste, qué esta alma tenga perdón.' 'Madre de mi corazón, yo te digo con grande fervor, si tanto quieres a esa alma, sácala del fuego ardor.'

"La Virgen como piadosa Madre, a aquel fuego se metió y con su santo escapulario de allí al devoto sacó. El diablo muy enojado de allí hasta el cielo subió, 'Señor, esa alma que Tú me diste, tu madre ya me la quitó.' 'Quítate de aquí, diablo maligno. Id de aquí, demonio traidor, que todo lo que mi madre hiciere, por buen-hecho lo tengo yo.'

"Entonces el diablo, enojado de los cielos, pues ya se bajó. De alegría cantó el ángel '¡Compañeros, ya el alma se salvó! Qué el Señor nos dé la gracia, qué nos salve, con gran compasión como Él se la dio a María y también se la dio al pastor. Si toditos los seres Cristianos su voluntad encomendarían, ninguna alma se perdiera; toditas se salvarían.'"

Todavía entre sueños, Sor María oyó un quejido horroroso. Era como el aullido de un lobo, el balido de una cabra y el silbo de una serpiente. Después vino a saber de que el mismo diablo se había escondido debajo de su lecho.

La version de este cuento en inglés está por la Página C2.

Comments


Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.