Los Hijos de la Monja Azul

Capítulo VIA: La Virgen anuncia la llegada de cuatro santos

Por Larry Torres
Posted 12/5/19

Un suave viento matutino había llegado con los primeros rayos del sol. Sor María lo sentía tocarle el rostro con una frescura calentita e inesperada. Cuando alzó los ojos para mirarlo, vio que era un sol de forma muy singular. No era como el sol de España. Sus rayos apuntaban hacia las cuatro direcciones cardinales, esparciendo su luz hacia el norte, el sur, el este y el oeste.

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

Los Hijos de la Monja Azul

Capítulo VIA: La Virgen anuncia la llegada de cuatro santos

Posted

Un suave viento matutino había llegado con los primeros rayos del sol. Sor María lo sentía tocarle el rostro con una frescura calentita e inesperada. Cuando alzó los ojos para mirarlo, vio que era un sol de forma muy singular. No era como el sol de España. Sus rayos apuntaban hacia las cuatro direcciones cardinales, esparciendo su luz hacia el norte, el sur, el este y el oeste. Formaba una cruz en el cielo que anunciaba la vida para un nuevo día. Este símbolo de la cruz en Zia, había sido sagrado para los indígenas desde el principio de la Creación.

Mientras que Sor María disfrutaba del sol, oyó la voz de la Virgen decirle: "Este sol en cruciforma te confero como signo de la presencia de Dios en este rincón. Servirá como recuerdo de tu misión aquí. Haz de traer mi mensaje a esta región como mi primera mensajera encogida. No te prometo felicidad en esta vida; te tengo señalada para un gran portento. En tus mismos días aún muy pocos reconocerán tus esfuerzos. Pero siglos después que traigas mi mensaje a este imperio del sol, otros fieles seguirán tus pasos para acá.

Los rayos del sol se fueron haciendo más fuertes y brillantes que lo que el ojo humano puede tolerar. Sor María fue obligada de entrecerrar los ojos para poder verlo. Oyó la voz de la Virgen otra vez diciéndole: "Este sol en forma de cruz simboliza la rueda de la vida del hombre. La circunrodean cuatro rayos en cada dirección. Los primeros cuatro rayos apuntan hacia las cuatro direcciones. Los segundos cuatro rayos indican los cuatro tiempos del día: el alba, el mediodía, la tarde y el anochecer. Los terceros cuatro rayos son indicativos de las cuatro edades: la infancia, la adolescencia, la madurez, y la vejez. Los últimos cuatro rayos indican las cuatro temporadas: la primavera, el verano, el otoño y el invierno.

Necesito que prepares este rincón para la llegada de cuatro santos que brotarán de aquí. Años después de que regreses tú a Dios, estos cuatro traerán muchas bendiciones al poblado. Se conocerán como 'los Hijos de la Monja Azul'. Toma a este sol en tus manos y úsalo en el servicio de Dios."

Sor María estrechó la mano y arrancó al sol desde el cielo. Sentía un poder desconocido corriendo por sus venas. Se vio volando por a través del cielo con el sol singular en su mano, bendiciéndo a los escogidos de Dios. No podía imaginar quienes serían los cuatro santos escogidos que la seguirían después de la muerte ni de dónde vendrían. Pero si era el mandato de la Virgen, entonces era la voluntad de Dios. Tenía que cumplir con ello.

Sor María había notado que muchos se aguardaban hasta el último momento de la vida para prepararse par la vida eterna. Después, cuando ya no podían, andaban con aprietos -a tontas y locas- tratando de arrepentirse. La Madre Superior les llamaba: "los que le dan la carne al mundo y no le guardan más que los huesos a Dios'.

Grande sería el amor de Dios para sus hijos en estos alrededores para mandarles los rayos saludables de su sol. Un alabado se le ocurrió a Sor María mientras que volaba con el sol en la mano. Eran las palabras tomadas de los místicos quienes amonestaban a los tibios y descarreados que no dejasen todo para el último momento porque la muerte llegaba en su guadaña al tiempo más inconveniente. Se puso a entonar las palabras de alabado mientras que cumplía con su hacer: "Cuando agonizando estés y roncándote ya el pecho, y con la vela en la mano, ¿qué quisieras haber hecho?"

La versión de este cuento en inglés está por la Página C3.

Comments


Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.