Cocina en tiempos de coronavirus

'Festejando como reinas ermitañas'

Quiroprácticas Margaret Hansen y Karen Zakar no desperdician nada

Por Teresa Dovalpage
Posted 4/29/20

Si nos asomamos a la cocina de Margaret J. Hansen y Karen Zakar, quiroprácticas de kinesiología con sede en la Plaza NorthStar de Taos, las veríamos con sus dos papillones …

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

Cocina en tiempos de coronavirus

'Festejando como reinas ermitañas'

Quiroprácticas Margaret Hansen y Karen Zakar no desperdician nada

Posted

Si nos asomamos a la cocina de Margaret J. Hansen y Karen Zakar, quiroprácticas de kinesiología con sede en la Plaza NorthStar de Taos, las veríamos con sus dos papillones bienhumorados y un gato siamés con cara de manzana.

"Karen es la chef de los perros por las mañanas," dijo Hansen. "Cada una de nosotras prepara el almuerzo usando lo que nos ha quedado, así como ensaladas, sopas o sándwiches. Yo haré la cena de esta noche."

Ellas van al mercado aproximadamente cada 10 días, lo que las ha llevado a probar comidas como los fideos de edamame para lo que Hansen describe como "nuestra salsa de tomate en cambio constante." El ingrediente principal de la salsa proviene de unos 20 sacos de tomates que congela cada otoño.

"Esta semana herví unos huesos de pollo como base para un guiso de lentejas: lleva lentejas, zanahorias, cebollas, ajo, especias y una salchicha de pollo que me sobraba," dijo Hansen. "Pensé que estaba bueno, pero lo mejoré con un poco de limón. Con una olla grande y ensaladas verdes frescas, tenemos sobras durante varios días y nos sentimos contentas."

Hoy están listas para preparar uno de sus platos favoritos: pollo con albaricoque, chile verde y vegetales.

"Este plato surgió cuando nuestra amiga Meredith García nos dio un frasco de mermelada de albaricoque con chile verde que había hecho," dijo Hansen. "Terminé usándolo para rociar un pollo frito y el resultado fue inesperado y excepcional. Hemos creado una versión similar que usamos con regularidad desde entonces. Lo vamos a servir con las verduras que necesitamos usar ahora. Una vez que esté listo, nos deleitaremos como reinas ermitañas en nuestra vida aislada."

En el refrigerador todavía tienen cosas que durarán más tiempo como repollo, otro calabacín, zanahorias, algunas verduras mixtas y dos papas para los latkes de Heidi Smith.

"Pero me alivia que no desperdiciemos nada esta semana," concluye Hansen.

Cada una se sirve una porción de pollo jugoso y sabroso con acompañamiento de verduras variadas. El resto será para mañana. Los perros se sientan atentos en caso de que algo se caiga de los platos de sus humanas.

"Las dos comemos un poquito de nuestro chocolate favorito para terminar la comida con algo de postre," dijo Hansen. "Estamos agradecidas por nuestras suculentas riquezas, mientras nos preparamos para crear un mundo nuevo, tal vez en una nueva Era de la Bondad."

Cuando no están cocinando ...

Zakar visita y anima a los pacientes de su práctica quiropráctica mientras les reprograma sus citas.

"Su estado de ánimo está bastante nivelado, probablemente porque ella no tiene correo electrónico ni escucha las noticias," dijo Hansen.

Quizás también ayuda que esté leyendo "Metahuman" por Deepak Chopra, además de una fantasía con hombres lobos y un libro sobre el tema sacrocraneal.

Hansen dice que ella misma ha estado moviéndose entre proyectos visuales y de audio en la computadora, trabajando en el patio y terminando dos sesiones de Equilibrio Emocional con sus clientes por la computadora.

"Escribo algunos mensajes de texto, veo lo que están haciendo y trato de no absorber lenguaje histérico mientras borro mis correos electrónicos," dijo. "Lo mejor es que estoy releyendo 'Personal Recollections of Joan of Arc by The Sieur Louis de Conte' de Mark Twain por el heroísmo sagrado y la escritura apasionada, aunque ya sabemos cómo termina. El grupo de escritura se reúne a través de Zoom una vez por semana. Esta semana solo escribí haikus - con la excusa de que es el mes de la poesía, después de todo."

No es que ella necesite una excusa para escribir. Hansen acaba de publicar sus memorias "The Wellman Stories: Passions, Professions and Politics in Iowa." Es doctora en quiropráctica y ha trabajado para desarrollar el equilibrio emocional como terapia profunda.

"Estoy contemplando los miedos de la sociedad y los míos y cómo avanzar y crear lo que sea posible," dijo. "Pero siempre la buena comida acompaña a una buena vida."

Pollo con albaricoque, chile verde y vegetales

Ingredientes:

2 patas de pollo

1 chile verde largo, gordo, asado, medio picante

2-4 cucharadas de compota de albaricoque o de mermelada de albaricoque

Sal (del Himalaya si es posible) y pimienta al gusto

1 cucharada de aceite de coco

6 coles de Bruselas (lavadas, cortadas y cortadas en cuartos)

Sal de ajo (una pizca)

Queso parmesano

2 papas amarillas

1 cucharada de mantequilla

¼ taza de "half-and-half"

Verduras: tres tazas de zanahorias picadas, brócoli, calabacín, cebolla, bok choy, pimiento rojo, ajo y col rizada (o lo que haya en el refrigerador)

1-2 cucharadas de aceite de oliva

Chipotle y especias de curry para espolvorear al gusto

Instrucciones:

Pon las coles de Bruselas en la sartén con un poco de manteca de tocino que te sobre. (Enciende el ventilador.)

Cocínalos bastante, que queden bien cocidos.

Agrega un poco de sal de ajo.

Ponlo todo en el plato de calentar en el que al final irá toda la comida.

Espolvorea con queso parmesano.

Muele las papas amarillas hervidas con un poco de mantequilla, "half-and-half," sal y pimienta y ponlas a la candela con las coles de Bruselas cocidas.

Corta y pica las verduras.

Antes de terminar con las verduras, pon el pollo en la sartén.

Frota la sal del Himalaya en las patas de pollo, ya lavadas y secas.

Calienta el aceite de coco en una sartén gruesa. Dora el pollo comenzando con la piel y los bordes.

Cuando se dore bien, pon el último lado hacia abajo y coloca la compota de albaricoque en el lado que ya está dorado.

Coloca el chile encima.

Echa el líquido sinérgico que resulta de la descongelación de albaricoque y chile porque la combinación de fruta dulce y jugo de chile es lo más importante aquí.

Dora este último lado.

Baja la llama y ponga una tapa en la sartén para que los sabores "se casen" mientras se cocina durante media hora o un poco más.

Vuelve a las verduras.

Cuece al vapor un poco las zanahorias, el brócoli y el calabacín para ablandarlos.

En otra sartén, saltea la cebolla, el bok choy, el pimiento rojo, el ajo y la col rizada ligeramente en aceite de oliva, con un poco de chipotle y especias de curry.

Añade las verduras cocidas al vapor, revuélvelas y pásalas por la candela. Puedes dejarlas en la sartén o ponerlas en el plato de calentamiento.

Ahora el pollo debe estar casi listo.

¡A disfrutar!

Comments

Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.