Bullying y ciberbullying: es demasiado frecuente

Por Malinda Williams
Traducido por Teresa Dovalpage
Posted 1/17/20

Cuando una persona trata de sentirse mejor degradando a otra, eso se llama intimidación o bullying. No queda la menor duda sobre esto: independientemente de si los acosadores usan el abuso verbal, la fuerza física o (ahora más que nunca) las redes sociales para acosar, controlar, menospreciar, amenazar o dañar a otros.

You have exceeded your story limit for this 30-day period.

Please log in to continue

Log in

Bullying y ciberbullying: es demasiado frecuente

Posted

Cuando una persona trata de sentirse mejor degradando a otra, eso se llama intimidación o bullying. No queda la menor duda sobre esto: independientemente de si los acosadores usan el abuso verbal, la fuerza física o (ahora más que nunca) las redes sociales para acosar, controlar, menospreciar, amenazar o dañar a otros.

Aquí hay algunas estadísticas reveladoras, según una encuesta reciente hecha a 1.000 padres:

• Más de la mitad de sus hijos sufrieron intimidación o bullying antes de los 19 años.

• El grupo más grande, con un 60 por ciento, tiene entre 14 y 18 años, los años de la escuela secundaria, mientras que otro 56 por ciento dijo que sus hijos lo sufrieron en la escuela media.

• Más del 80 por ciento de los casos de bullying ocurrieron en la escuela.

• Casi la mitad de los reportes de bullying llegaron a través de internet o las redes sociales.

A través de esta columna y por nuestros medios de alcance a la comunidad, nosotros, aquí en Community Against Violence, hemos estado exponiendo cuán común y peligroso es el bullying durante más de una década. Creemos firmemente que llevar esta forma de violencia a la atención del público es un paso crucial en los esfuerzos locales, regionales y nacionales para frenar la propagación de este comportamiento peligroso y agresivo, y sus ramificaciones tanto para el acosador como para la víctima a medida que estos se convierten en adultos.

En el pasado, el bullying se producía principalmente por interacciones que ocurrían cara a cara o de palabra, y siempre se trataba de que algunas personas se sintieran mejor consigo mismas al hacer que los demás se sintieran peor. Las burlas, los insultos, la difusión de rumores y los intentos de avergonzar a la víctima eran los más comunes. A veces, los incidentes escalaban hasta convertirse en violencia física o agresión sexual.

Hoy, estas formas de acoso siguen siendo comunes, especialmente en las escuelas. Pero también hay una nueva forma que es común en nuestros tiempos: el ciberacoso o ciberbullying. Gracias al incremento de los dispositivos portátiles de tecnología móvil como teléfonos inteligentes y tabletas, los acosadores cibernéticos pueden atacar ahora a las víctimas a través de una conexión a Internet --desde cualquier lugar y con anonimato.

Según la firma de encuestas Comparitech, el 19 por ciento del bullying se produce a través de las redes sociales, y el 11 por ciento por medio de mensajes de texto. Los videojuegos en línea, los sitios de internet distintos de las redes sociales, las llamadas telefónicas y los correos electrónicos también se utilizan para el bullying.

En el entorno digital moderno, puede ser difícil para los padres saber que está ocurriendo el ciberbullying. Puede haber aumentos notables en el uso del dispositivo móvil, particularmente mensajes de texto. O, una disminución repentina e inexplicable en dicho uso. Los jóvenes pueden mostrar cambios en el estado de ánimo o el comportamiento después de pasar tiempo usando su dispositivo y a veces aparecen retraídos o deprimidos. También pueden cerrar sus cuentas de redes sociales por completo.

Como la mayoría de las situaciones parentales, la estrategia número uno es hablar con los niños y los adolescentes. Un gran recurso de ayuda es StopBullying.gov. Incluso cuando las conversaciones se tornen rígidas o incómodas, los padres deben persistir. Para apoyar su punto de vista, los padres deben documentar lo que sospechan con capturas de pantalla o haciendo un seguimiento de sitios o aplicaciones inapropiadas. Si el bullying parece estar ocurriendo en la escuela o por los compañeros de clase, los padres deben hacer un informe a la escuela.

Los niños adquieren mucho de su comportamiento observando lo que hacen sus padres. Tal vez todos podamos comenzar tomando conciencia de que cuando somos groseros, deliberadamente ofensivos o violentos entre nosotros como adultos, les estamos mostrando a nuestros hijos que usar la violencia y el bullying es la manera de interactuar, y que estará bien actuar así cuando sean adultos.

Sin embargo, cuando nos comportamos amablemente, negociamos las diferencias, elegimos resolver los problemas de manera tranquila y razonable, o alejarnos de situaciones abusivas, les mostramos una manera mejor. ¿No es eso lo que queremos para nuestros hijos en el futuro y para el futuro de sus futuras parejas y familias?

Malinda Williams es la directora ejecutiva de Community Against Violence (CAV) que ofrece apoyo y asistencia confidencial gratuita para niños y adultos sobrevivientes de violencia sexual y doméstica, violencia de pareja, acoso y abuso de niños / ancianos; programas de prevención de violencia comunitaria y escolar; grupos de reeducación para personas que usan el poder y el control en sus relaciones; asesoramiento; acogida; vivienda de transición; y tienda de segunda mano comunitaria. Para hablar con alguien o obtener información sobre los servicios, llame a la línea directa de CAV las 24 horas al número (575) 758-9888 and TaosCAV.org.

Comments


Private mode detected!

In order to read our site, please exit private/incognito mode or log in to continue.